Prensa

Calidad de Aire Interior y LEED

Las construcciones modernas son cada vez más eficientes energéticamente, pero menos saludables para quienes las ocupan. Esto aplica especialmente para edificaciones con fines comerciales. Quienes diseñan estas construcciones buscan aumentar la recirculación del aire interior y reducir la renovación de aire fresco, trayendo como consecuencia un deterioro considerable de la calidad del aire interior (IAQ) y a su vez al bienestar de los ocupantes, quienes deben respirar un aire malsano.

Leer artículo 
 

Ionización bipolar para calidad de aire interior

La calidad del aire interior (IAQ) ha sido un tema que viene tomando fuerza en los últimos años en las diferentes industrias, entre otras razones por los altos costos que representa para las empresas el ausentismo laboral derivado de una mala IAQ y por las diferentes certificaciones internacionales, como es la Certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) la cual, entre sus pilares, está la mejora de IAQ.

Leer artículo
 

Malos olores, un problema que tiene solución

Los seres humanos respiramos entre cinco y seis litros de aire por minuto. Debido a las diferentes fuentes de contaminación del mundo moderno esto significa que ingerimos, cada minuto, una gran cantidad de contaminantes de diferente índole. Aunque en la mayoría de los casos estos contaminantes son imperceptibles para el común de las personas, esto no los hace inofensivos. Es cuando la contaminación viene acompañada de malos olores que percibimos que hay algún problema. 

Leer artículo